lunes

Y viceversa.

Para Pi, por Benedittiearme las ventanas.

¿Para qué volar? si podemos arrastrarnos al ras del sueño con el vientre embarrándose de nubes y la espalda mirando con vértigo hacia el suelo.

No hay comentarios: