jueves

Súbdito.

Ahi donde los ciegos ven a una mujer detenida frente al mar; y los locos y borachos, un hombre consumiendo las ultimas luces del ocaso; lo que en realidad hay es un corazón arrodillado ante la muerte.

viernes

miércoles

Cavando.

Un hoyo pues mujer, no ves que anda buscando, alla en lo profundo, el cielo

martes

...en el lomo mas fuerte. (con perdón)

Si alguna mujer le besara, así fuera por dinero, el dolor que le seca la espalda; le brotarían a borbotones dos alas fieras, tiernas, y radiantes. Así de infernal era el dolor. Pero había que seguir cavando.

miércoles

lunes

Y no serà por ti.

Y ni siquiera será por ti, sino mas bien; y tal vez, y ojala; para ti, para que de aquí a una cantidad incierta de meses, cuando en Internet te enteres, o a través de sueños, de que yo he muerto, sepas que no nos morimos para atarlos a ustedes los vivos a nuestros cuerpos inertes, sino para aventarlos de narices contra la vida para que gocen y sufran y beban y sueñen por nosotros, mas nunca para nosotros.

jueves

Sed.

Aquí se nacen las sombras, aquí gangrenamos los brazos de luz. Aquí beso tras beso oxidamos a Dios. ¿Besos? besos de sal, mis labios y el mar, ¿quién más?, si aquí la carne se hace niebla y aún así se pudre y entre mis dedos se escurre su nostalgia, su humedad. Y te sueño, por que eres luz que no atraviesa mis venas. Y te mantienes fresca, por que no eres carne. Y te mantienes verbo, mirando el horizonte desde la cima de mi lengua.
Gozando con el anochecer.
Poblando de oscuridad mi garganta.

lunes

Corazón...

No puedo decir corazón sin que se me quiebre la garganta en nudos equilastimeros, ni puedo insistir en el intento sin que de los nudos emergan tumores dialipétalos.