martes

Nombre que condena.

Sabiendo de antemano lo que la curiosidad causa en los felinos, ¿No era, acaso, una condena a muerte bautizar a aquel gato con el nombre: Principito?

sábado

Xpolar

Debe ser por eso de que los polos opuestos se atraen que yo me quiero tanto.

viernes

Tal vez sí.

No estoy dispuesto a ser nada que no sea yo. Y si, yo, soy realmente esto que ahora palpo, veo, huelo, siento, oigo, y acuso con mis dedos temblorosos, entonces no quiero ser ni siquiera yo.

jueves

Corrección.

Brincaba, yo, de canal en canal, cuando oí hablar de un corrector. Yo, que soy dado al error, detuve por un momento mi pulgar y preste atención. Sorpresa la mia al descubrir que los rostros se equivocaban. Un corrector de rostro dijo el hombre de la tele. ¿Un rostro errado es aquel que llora cuando debe sonreir? ¿o es un rostro equivocado el que parece de Pedro pero pertenece a Mauricio?. La chica a la cual le corregian el rostro no presentaba señales de algun error, tal vez solo el de permitir que un fulano afirmara que su rostro estaba equivocado.

miércoles

Sonríe.

Los bebes son una promesa, por eso uno sonríe a su contacto. El anciano es incorregible, por eso uno sonríe ante su firmeza. La mujer es inevitable, por eso uno sonríe cuando se ve envuelto. El hombre es ingobernable, por eso uno sonríe frente tanto cadáver en pie. Uno es un poco idiota, por eso sonríe.