jueves

Súbdito.

Ahi donde los ciegos ven a una mujer detenida frente al mar; y los locos y borachos, un hombre consumiendo las ultimas luces del ocaso; lo que en realidad hay es un corazón arrodillado ante la muerte.

2 comentarios:

Pedro R. D. dijo...

No puedes tener tanto que callar... agarra una maza y rompe el silencio.

Saludos

franco dijo...

Qué impresionante. ¿Cuántos años tenés?