martes

Tras versos palos.

A los 17 años me enteré que en 1937 a Cesar Vallejo lo mataban dándole duro con un palo y duro. Años después (yo tenía 19 años, pero era 1960.) Scorza llegó arengando "Poetas... matemos a la tristeza con un palo". ¿No será que algunos de estos poetas vieron en Vallejo la tristeza hecha barro pensativo? si es así ¿Cuantos fueron los que le daban con palo? ¿por qué algunos usaron una soga? y ¿Cual de todos ellos fue el que logró entrar a su pecho con un palo en la mano?... tal vez aquel que allá por el 33 ascendió al Golgota llevándolo en el hombro.

Convencido estoy de que Scorza no se refería a Vallejo, pero las malas interpretaciones son ley natural de los hombres.
Vallejo para Scorza era Perú encarnado, no la tristeza. Y aunque a simple vista podrían parecer lo mismo hay dos características que los distinguen: Mientras Perú cuenta con diversas altitudes sobre el nivel del mar, y temperaturas que varían desde el bajo cero hasta los febriles 40. La Tristeza es honda como el silencio y tibia como las nauseas.

4 comentarios:

franco dijo...

...un día del que ya tengo el recuerdo...

Cada año que cumplo siento que el anterior no podría haber entendido nada de Vallejo. Creo que nunca me voy a sentir completo leyéndolo.
¿Qué edad tenés, querido Vavo?

Joselu dijo...

Me gusta la tristeza de Vallejo. Pienso que la tristeza es un estado noble del alma. En España hay una poeta gallega del siglo XIX llamada Rosalía de Castro que me emociona con su dolorido sentir. Quizás por mi idiosincrasia personal siento más próxima y confortadora la tristeza de las persona, lo que no impide instantes de éxtasis profundo. Uno no quita lo otro.

Escribí hace un tiempo un comentario a un poema de César Vallejo. Te dejo el enlace: LOS HERALDOS NEGROS

V a v o dijo...

A Vallejo lo han reclamado como suyo los tristes, lo vanguadistas, los conceptuales, los comunistas, los apristas, los humanistas, los nacionalistas, los tiernos, los catastróficos, los revolucionarios.

Y es que tiene mucho de todo, y cada día o cada año le captamos una nueva arista, es cierto que sus poemas transmiten una tristeza, pero no es un lloron. Ni un pesimista. En mi particular Vallejo suele mas bien enternecerme y esperanzarme, sin saber muy bien por qué.

Pd: Franco amigo, segunda vez que me lo preguntas, y creo que ya te contesté. Aunque en aquella ocacion no entendí por qué. Pero como ha pasado un año lo que te dije esa vez ahora es mentira, la verdad actual es que tengo 22. me faltan 11 para 33.

franco dijo...

Debe ser que pregunto de puro envidioso...