sábado

El rastro.

El amor es un lobo desesperadamente hambriento.
Tu corazón aquel invierno sin renos ni conejos.
El mio un hombre perdido, con miedo, en medio de la nieve.

Brillantemente hambriento.

No hay comentarios: