sábado

Versos del almuerzo.

Terminado el remezón y viendo que se reiniciaban las sonrisas, el niño, que pidió pollo con papitas, exclamó, con voz de invocador: Gracias sismo, gracias temblor, gracias a ti el hipo se me quitó.

No hay comentarios: