miércoles

Halo.

Ayer en el cielo limeño aparecio un halo solar mientras yo recorría mis calles, la pregunta predominante era: ¿sera maligno o benigno?, yo lamentablemente, no sabía responder, y aun no sé. Eso me lleva a preguntarme que es más triste: ¿no saber que significa un halo solar, o creer que no significa nada?.

En todo caso, no tuve la capacidad para crear una mentira digna de esa ilusión, supongo que no se ha perdido la fe, lo que se ha perdido es la habilidad para fundamentar nuevas creencias.

1 comentario:

Lola dijo...

Lo bueno es que tu lo has podido ver y yo no. Lola