miércoles

Consideración.

Consideremos a los arboles. Cada especie individualmente; de los frutales probemos su sabor, procesemos sus nutrientes; de los que no, de cada cual, admiremos sus flores, analicemos y apliquemos sus sabias, sus raíces, de su carne, según la densidad, hagamos herramientas, muebles, casas, barcos. Luego abstraigamos y generalicemos al /árbol/ como significante universal, ¿Cual es su dádiva común? ¿Que es aquello que todo (o cualquier) árbol da? Digo sombra. Sombra fresca donde el exhausto descansa, sonríe, y piensa.

Ahora metamorfoseemos el ente, evolucionemos abruptamente, metamosle mano a los genes y consideremos a los hombres; gocemos también de ellos y sus individualidades; de cada uno sus sudorosos frutos, sus exclusivas flores, sus raíces que se entrelazan, su sabia latente, su carne patente; repitamos el proceso, anulemos sus particularidades, pensemos en /hombre/ ¿que quedará en común? ¿que frescura proyecta cuando su nombre deja de ser propio? ¿Cual es la dádiva general del hombre?.
Digo amor.


Pd: Aunque el texto parezca ser afirmativo, es en mucho tiempo el texto que mas dudas me ha traído. Pero lo presento en afirmativo, tal vez por fé.

6 comentarios:

franco dijo...

Gran afinidad contigo, Vavo. Estamos con la misma obsesión en estos tiempitos, ¿no? Ojalá no nos aplaste todo el peso del Eros.

Joselu dijo...

Sorprendente correlación de ideas entre la sombra que dan los árboles y la capacidad de amor que podemos dar los seres humanos cuando llega la temporada de sazón. Intentaré pensar hoy esta idea. Árbol es a sombra como Ser humano es a amor.

Un cordial saludo.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Hermosa comparación y correlato.
Dar frutos útiles, parece bíblico, pero en realidad es natural.
A mi me cierra en un “hacer algo positivo”, ese fruto es exquisito y sacia el hambre del otro. Somos para el encuentro.
Saludos.

V a v o dijo...

Franco sí, en mi caso tal vez se deba a la ausencia del objeto a amar. Si digo objeto no es por machista si no por andar leyendo abel martin (en todo caso Machadista). Igual creo que se pueden encontrar otros amores que sirvan para soportar al eros.
Joselu a mi me pasa que pienso y pienso en eso y no se como practicarlo, soy un arbol que no sabe si esta dando sombra o no!
Valentin, saciar al otro con este pan que es mi cuerpo! seguro q es bíblico y que la biblia en muchos casos quiero decir eso y solo eso. te lo digo yo que la he leido. Y todo el antiguo testamento lo puedes reducir en Jesus y todo Jesus se puede resumir en amar y amar y amar. Sin que se ofenda.

Francisca dijo...

Mi novio es forestal, y con los años comencé a amar los árboles, y a entender que son seres como nosotros. Tremenda metáfora...
Creo que los mejores textos son los que nos traen dudas a nostros mismos :D
Saludos!
Pan

V a v o dijo...

Panchulei! Mas que como nosotros son seres en perfecta armonia claro el hombre nunca va llegar a ese estado de armonia pero es necesario perseguirlo para contraponer fuerzas.

Saludos de vuelta, al rato paso por tus mandamientos.