viernes

Primer día de la segunda semana.

Al séptimo día descansó, y mientras descansaba ya no le pareció tan bueno lo hecho, así que al día siguiente lo destruyó todo. Sí, así es, somos habitantes del octavo día.

2 comentarios:

Pedro R. D. dijo...

Lo destruyó todo y a sí mismo.
"Habitantes del octavo día" que gran definición Víctor. Genial!!

andhrea dijo...

no pudiste haberlo dicho mejor.