sábado

Mi herida.

Conocer una maravilla como Machu Picchu es un lujo que ofrece el Perú, un lujo que la mayoría de peruanos no puede pagarse. ¿Hasta cuándo confundiremos el oro con la pus? ¿hasta cuando nos vanagloriaremos de estar sentados sobre una herida?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

es "el pus" ,no "la pus" y no se que tienen q ver las feministas en esto.

Pedro R. D. dijo...

Desagradable el comentario del anónimo, supongo que lo escribió con la pus que le sobraba.

Anónimo dijo...

el pus nunca sobra pedrito,gracias a esos guerreros q la forman es q existes ....lo que sobra es la bilis,hay q tener mas sentido del humor pedrito y al idioma hay q cuidarlo de la petulancia y alejarlo de la ignorancia pedrito

Pedro R. D. dijo...

Vaya, vaya... había perdido de vista este post.
Querido/a anónimo/a, me pareció desagradable el comentario principalmente porque se limitó usted a corregir una expresión de Vavo, y no a valorar qué es lo que realmente quería expresar el autor con este post en su conjunto y lo que quería transmitir.
Parece, estimado/a anónimo/a, que en su huída de la ignorancia se alejó también de la sensibilidad y el tacto.
Espero no haberle hecho sufrir mucho esperando una réplica (no quiero ni imaginar la de veces que habrá visitado el post esperando encontrar una contestación).
Reciba un muy cordial saludo, de su/tu amigo Pedrito.