viernes

Tal vez sí.

No estoy dispuesto a ser nada que no sea yo. Y si, yo, soy realmente esto que ahora palpo, veo, huelo, siento, oigo, y acuso con mis dedos temblorosos, entonces no quiero ser ni siquiera yo.

1 comentario:

Pedro R. D. dijo...

Ser uno mismo, eso sí que es apuntar alto.
Llegar a ser (querer ser) uno mismo es fuente inagotable de frustraciones y desencantos.