martes

Nombre que condena.

Sabiendo de antemano lo que la curiosidad causa en los felinos, ¿No era, acaso, una condena a muerte bautizar a aquel gato con el nombre: Principito?

No hay comentarios: