sábado

Complicaciones.

Lo extraño es que cuando pensé que ella quería yo no sabía si quería querer, luego cuando me pareció que ya no quería, puede que de puro terco, me empeciné en querer. Ahora que sé que no quiere, la quiero más, por que sé que quiere lo mismo que yo.
Lo complicado ya tiene un prólogo, solo falta todo lo demas.

No hay comentarios: