sábado

Nobleza obliga...

El problema es que sobre la mentira también ha crecido gente noble. ¿Quien me enseña a trasplantar la belleza? ¿Quien me asegura que, una vez trasladado, aquel corazón podrá crecer, igual de hermoso, sobre la verdad?

No hay comentarios: